On when I was seven years old or why art matters to me so much

The year I turned seven, was very particular: I saw my grandfather die in the ocean, my parents got divorced, my mother went into a journey of finding herself away from my sister and I, and my dad gave away my dog.

My coping mechanism where the arts. You see? When we are children, words are not enough. You can’t really explain how you feel, but you do feel understood through images, songs, and specially when you immerse yourself inside worlds that are as surreal as what you’re feeling.

Art is a universal language, and yet it takes a lot of deconditioning to cross the parking lot and enter a gallery or a theater, or get involved with it in some way.

Often people think that they don’t belong, or that it’s only for certain people; I think they are missing the point.

My mother is an abstract painter and I’ll never forget one of her openings —I must have been nine years old.

I barely saw her all year but for some reason we were there, and suddenly I found myself explaining to all the people what her paintings were about: I understood her language, and to a certain degree, through this language, I also understood why she couldn’t be with us.

Everyone started listening. No one knew our story or the pain I had inside, but that was irrelevant. I imagine they could see through my words what is often invisible to the eyes of those who don’t have time to feel.

We keep putting our money into things and yet when we pay for an art piece or an experience in a museum or a show, it’s an investment into something with way more value, but much harder to name.

We carry so much inside: emotions stuck inside our bodies. But finding the language to express it is quite liberating.

The year I turned seven, was very particular, and every seven years the cycle of change repeats itself. But the language is there, making itself more and more present.

And the journey continues.

Cuando tenía siete años o el porqué me importa tanto el arte

El año en que cumplí siete años fue muy particular: vi a mi abuelo morir en el mar, mis papás se divorciaron y mi mamá emprendió un viaje para encontrarse a sí misma lejos de mi hermana. Para colmo, mi papá regaló a mi perro.

Mi mecanismo para entenderlo fueron las artes. ¿Sabes? Cuando somos niñas, las palabras no son suficientes. Realmente no puedes explicar cómo te sientes, pero te sientes entendido a través de imágenes, de arte, de canciones y especialmente cuando te sumerges en mundos que son tan surrealistas como lo que sientes.

El arte es un lenguaje universal y, sin embargo, se necesita mucho desacondicionamiento para cruzar el estacionamiento y entrar a una galería o un teatro, o involucrarse de alguna manera en ese universo.

Frecuentemente hablo con personas que piensan que no pertenecen, o que es solo para ciertas personas; en mi opinión están perdiendo el punto.

Mi mamá es pintora abstracta y nunca olvidaré una de sus aperturas: debo haber tenido nueve años.

Apenas y la veía, pero por alguna razón estuvimos allí, y de repente me encontré explicando a todas las personas de qué se trataba su obra: curiosamente entendía su idioma y, hasta cierto punto, a través de este idioma, también entendí por qué no podía estar con nosotras.

Todos me empezaron a escuchar: nadie sabía nuestra historia o el dolor que tenía dentro, pero eso era irrelevante. Me imagino que podían ver a través de mis palabras lo que a menudo es invisible para los ojos de aquellos que no tienen tiempo para sentir.

Seguimos invirtiendo nuestro dinero en cosas y, sin embargo, cuando pagamos una obra de arte o una experiencia en un museo o una exposición, es una inversión en algo con mucho más valor, pero mucho más difícil de nombrar.

Llevamos mucho dentro: emociones atrapadas dentro de nuestros cuerpos. Pero encontrar el lenguaje para expresarlo es bastante liberador.

El año en que cumplí siete años fue muy particular, y cada siete años el ciclo de cambio se repite.

Pero el lenguaje está ahí, haciéndose cada vez más presente.

Y el viaje continúa.

Pictures: http://www.celiadluna.com

Talk to me!

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.