To all the versions of myself, with love

Somewhere not too far away from here, there’s another version of me. Actually there’s more than one. We co-exists in parallel universes, and we meet for brief moments, lost in thoughts, as we look at each other in the mirror wondering what life would look like from each other’s perspective.

First there’s Maya. She came to me in the mirror often when I was little, but she still comes to me sometimes. She’s always been a good singer. She’s a great dancer. And now she tours around the world, and is loved in Broadway. Through each character she performs, she finds out a bit more about herself. Her life is amazing, but emotionally draining. She has a passionate relationship with a man that adores her and believes in her dreams more than she does.

Pic. www.celiadluna.com

There’s also Maria. I see her often. Maria loves her family, and baking, from the heart. No one does pancakes like she does. The lunchboxes of her children are perfection. Play-dates every day…
She makes herself small so her husband feels powerful. They sit down and eat dinner on forced date nights as their minds fly away.

Impossible to forget Colette. I love/hate when she comes to my mirror. She is a rule breaker. So confident, self-sufficient and passionate. She lives for the moment and falls often in love with guys with tattoos that don’t know how to love. She also loves to write poetry.

There is also Aliza. She’s quite present, and has become a total power-house. Never had time for a husband. Her career is her life. And so are her friends. After her heart got broken once, she learned that a man can wake up and decide he doesn’t love her anymore, but what she has built will always be there for her. She wonders if she wants to have children or not.

And then, there’s me. I can’t really describe who I am objectively, but I just know I’m an oxymoron of all of them mixed together.

Pic. www.celiadluna.com

I also know that wherever these women are, each living their different lives, they are also wondering what it would be like to be me.
And I’m not what I asked for. No one is.
Life carves us a certain way, and there is no such thing as an ordinary life.

And yet, what we all have in common, and what binds us together, is that we are all holding on to a dream. And that’s all there is to life.

The journey continues.

A todas las versiones de mí misma, con amor

Pic. www.celiadluna.com

En algún lugar no muy lejos de aquí, hay otra versión de mí. En realidad hay más de una. Coexistimos en universos paralelos y nos reunimos por breves momentos, perdidas en nuestros pensamientos, mientras nos miramos en el espejo preguntándonos cómo sería la vida desde la perspectiva de la otra.

Primero está Maya. Ella venía a mí en el espejo a menudo cuando era pequeña, pero a veces todavía viene a mí. Siempre ha sido una buena cantante. Es una gran bailarina, y ahora viaja alrededor del mundo y es amada en Broadway. A través de cada personaje que interpreta, descubre un poco más sobre sí misma. Su vida es increíble, pero emocionalmente agotadora. Tiene una relación apasionada con un hombre que la adora y cree en sus sueños más que ella.

También está María. La veo a menudo. María ama a su familia, y hornear, desde el corazón. Nadie hace cupcakes como ella. Las loncheras de sus hijos son la perfección. Arma play-dates todos los días…
Se hace pequeña para que su esposo se sienta poderoso. Se sientan y cenan en las noches de dates forzadas mientras sus mentes vuelan a otro lado.

También está Colette. Amo / odio cuando ella viene a mi espejo. Le encanta romper reglas y sentirse libre. Tiene una confianza impresionante en sí misma, y es autosuficiente y apasionada. Vive el momento y a menudo se enamora de hombres con tatuajes que no saben amar. También le encanta escribir poesía.

La otra que viene es Aliza. Ella está bastante presente, y se ha convertido en una potencia total. Nunca tuvo tiempo para un marido. Su carrera es su vida. Y también lo son sus amigos. Después de que le rompieron el corazón, aprendió que un hombre puede despertarse y decidir que ya no la ama, pero lo que ella ha construido profesionalmente nunca la dejará desamparada. No sabe si quiere tener hijos o no.

Y luego estoy yo, la que escribe hoy. Realmente no puedo describir quién soy objetivamente, pero sé que soy un oxímoron de todas ellas mezcladas.

También sé que dondequiera que estén éstas mujeres, cada una viviendo sus diferentes vidas, también se preguntan cómo sería ser yo.
Y no soy lo que pedí. Nadie es.
La vida nos talla de cierta manera, y ninguna vida es ordinaria.

Pero lo que todas tenemos en común, y lo que nos une, es que nos hemos aferrado a un sueño. Y eso es al final lo que es la vida.

Y el viaje continúa.

Talk to me!

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.