Después de todo, el Cinco de Mayo debería celebrarse.

Por Danié Gómez-Ortigoza

10 de julio de 2020

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Debo confesar que nunca he celebrado el Cinco de Mayo. De hecho, solía juzgar a las personas que lo hacen, porque es una falacia absoluta. En nuestro país rara vez hablamos de eso. Realmente no es especial. Los dos principales eventos de la historia que realmente se celebran en todas partes son nuestro Día de la Independencia y nuestra Revolución. Y, sin embargo, Estados Unidos no conoce esas fechas. Siempre se apegan al Cinco de Mayo.

Reproduce el video

Todos los años he tenido la misión de decirle a la gente que no es la fecha correcta, pero hoy me di cuenta de que el Cinco de mayo realmente vale la pena celebrarlo. Olvidémonos de las referencias históricas y centrémonos en la belleza de tener un día donde este país nos festeja, nos bebe, y se esfuerza por hablar español olvidándonos de todo lo que nos divide y enfocándonos en lo que nos trenza: tiempos divertidos, aguacates. , tacos que de repente se convirtieron en burritos y piñatas.

Así que aquí hay un poema que escribí sobre México no hace mucho para compartir de qué se trata mi México, independientemente de la fecha.

México

¿Qué puedo decir de México?

Mucho. O quizás muy poco.

Puedo intentar describir el olor de las calles mojadas

temprano en la mañana,

mientras la gente se prepara para empezar el día.

O cómo la comida es una mezcla de tradición, leyendas y emociones.

Podría decir lo increíblemente poderosas que son las sonrisas de los extraños,

y que maravillosas son las piñatas,

especialmente cuando te das cuenta de que simbolizan la mezcla perfecta entre tradición y globalización.

Nuestro arte.

Nuestra intimidad con la Muerte.

Ciudad de contrastes:

color, sombra y claroscuro.

También puedo decirles que un día me fui, de forma bastante inesperada.

Y fue solo entonces, al observar esas diferencias culturales contrastantes,

que entendí un poco más de lo que significa ser mexicano.

Ser mestiza.

Y llevar todo ese surrealismo dentro de mí en este mundo tan extraño.