Hecho en Miami: Agustina Woodgate

Por Danié Gómez-Ortigoza

19 de septiembre de 2020

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Se necesita toda una vida para perder el respeto por la materia, es decir, cosas materiales que fueron creadas con un propósito específico. Empieza cuando la gente te dice para qué sirven las cosas. Tienen buenas intenciones, pero a menudo no dejan espacio para la improvisación. En América Latina, la necesidad a menudo da paso a la creatividad.

Recuerdo haber visto botellas de plástico convertidas en aspersores de agua para hacer el uso del agua más eficiente, y formas constantes de reinventar el uso de todo tipo de contenedores y espacios. Durante mi estadía en Miami, he pasado una cantidad considerable de tiempo con Nina Surel, quien es probablemente la más surrealista de mis amigas: el universo en el que habita está lleno de energía femenina, un enfoque realista de la vida y una energía maternal hacia los buscadores que encuentra en su camino. Su galería, Colectivo 62, se ha convertido en nuestro patio de recreo: un lugar donde nos descubrimos a través de rituales. En un momento en el que la energía masculina se está volviendo abrumadora debido a Covid y sus restricciones, ella me invitó a visitar el estudio de Agustina Woodgate.

 

Agustina Woodgate es uno de los artistas más reconocidos en la escena artística de Miami. Creció en Buenos Aires, Argentina, donde recolectaba cosas que podrían describirse como basura. Dibujaba sus sueños e ilustraba sus fines de semana, como regalo para sus amigos. También le encantaba separar las cosas para ver cómo se construían. Es poeta, periodista, artista, alquimista, diseñadora e ingeniera; es pensadora y estudiante de la vida, la política, la sociología, la geografía y las emociones humanas.

Agustina ganó reconocimiento en Miami cosiendo etiquetas inscritas con poesía en ropa en tiendas de segunda mano, un proyecto que describió como 'bomba de poesía'. Más tarde, creó 'Concrete Poetry', un proyecto de diseño urbano permanente como parte del Festival de Poesía de Miami en colaboración con O, Miami y el Departamento de Transporte y Obras Públicas del Condado de Miami-Dade, llevando el don de las palabras a los espacios públicos. Una de sus piezas más hermosas es 'Rayuela', que trata los temas de la infancia, la impermanencia, el espacio público y la igualdad. Sus 'Rayuelas' están por todo el mundo. El más reciente fue creado en Palestina.

Obtuvo reconocimiento internacional con 'The Times Atlas of the World', un Atlas mundial que lijó a mano. Las partículas de color que quedaron de ese proceso, luego se comprimieron en lo que parece una paleta de maquillaje que se coloca sobre una lápida de granito negro como reflejo de las fronteras, la Tierra y la alegría compartida de la comunidad. Uno de sus últimos logros es Tiempos nacionales, una instalación compuesta por cuarenta relojes esclavos analógicos, operados y sincronizados por una línea eléctrica, que fue presentada en la bienal del museo Whitney en 2019.

Woodgate está trabajando actualmente en una serie de alfombras que reflejan las catástrofes ambientales, hechas con 'pieles' de osos de peluche recicladas y amadas. Estas piezas están inspiradas en Pepe, su compañero de peluche de la infancia. Para mí, esta pieza trata sobre la soledad que surge como consecuencia de crecer y la necesidad de comodidad en un mundo que se está desmoronando.

Mientras hablábamos sobre la vida, el mundo y nuestras interpretaciones tanto de la vulnerabilidad como del éxito, recuperé un sentido perdido de esperanza en cómo podríamos tener el poder de cambiar la dirección hacia la que se dirige el mundo. Nuestra situación social actual es exactamente como esos ositos de peluche desmembrados que yacen en el suelo: pertenecemos juntos, pero estamos separados el uno del otro. Se han desgarrado los puntos: nunca podremos ser los mismos, porque el tejido social se ha destruido, pero podemos construirnos de nuevo con lo que ahora sabemos unos de otros. Cada puntada es un puente.

Para mí, mientras haya arte, hay esperanza.

Y el viaje continúa.

Imágenes: agustinawoodgate.com