Sobre espejos y reflejos / Espejos y reflejos

Por Danié Gómez-Ortigoza

9 de octubre de 2019

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Estoy obsesionado con los espejos. Durante mucho tiempo sentí que no existía. Solo los espejos me hacían sentir real. Así que comencé a coleccionarlos, con la esperanza de que alguno de ellos me reflejara quién pensaba que era.

¿Sabes? A veces, la vida tiene una forma de cambiarte por dentro a un ritmo más rápido que por fuera.
Con el tiempo me di cuenta de que nunca me encontraría en los espejos. La única forma en que podía encontrarme era cerrando los ojos.

Cuanto más cierra los ojos cuando está despierto, más ve la luz dentro de usted. Con el tiempo, incluso te das cuenta de que la oscuridad es solo una ilusión. Y también lo es el mundo "real".
Sin embargo, debes aprender a vivir en él.
Y así vuelves a pasar el rato con los espejos y a ver lo que ven los demás cuando te miran.
Ha vuelto a reconocer su reflejo en los demás, ya que se vuelven parte de usted.
Volviendo a mirar tu reflejo en aquellos que te lastimaron y darte cuenta de que no son ellos, sino la oscuridad en ti reflejándose.

Volver a mirarte a ti mismo y no reconocer lo que ves.
Pero esta vez sabes que solo necesitas cerrar los ojos.
Me pregunto, cuando te miras en el espejo por la noche, ¿quién te devuelve la mirada?
Pero es tarde y mi mente se escapa.
Estoy obsesionada con los espejos, porque sé que la vida se está desvaneciendo y llegará el día en que no se reflejarán en absoluto.

Estoy obsesionada con los espejos. Durante mucho tiempo sentí que no existía. Solo los espejos me hicieron sentir real. Así que comencé a coleccionarlos, esperando que uno de ellos me reflejara quién creía que era.
¿Sabes? A veces la vida tiene una forma de cambiarte por dentro a un ritmo más acelerado de lo que te cambia por fuera.
Con el tiempo me di cuenta de que nunca me encontraría en los espejos. La única forma en que podía encontrarme era cerrando los ojos.
Cuanto más cierras los ojos cuando estás despierta, más ves la luz dentro de ti. Eventualmente, incluso te das cuenta de que la oscuridad es solo una ilusión. Y también lo es el mundo “real”.
Sin embargo, debes aprender a vivir en él.
Entonces, vuelves a pasar el rato con espejos y ver lo que otros ven cuando te miran.
Vuelves a reconocer tu reflejo en los demás, mientras se traduce en parte de ti.
Vuelves a mirar tu reflejo en aquellos que te lastiman y te das cuenta de que no son ellos, sino la oscuridad en ti reflejándose.
Vuelves a mirarte a ti misma sin reconocer lo que ves.
Pero esta vez sabes que solo necesitas cerrar los ojos.
Me pregunto, cuando te miras en el espejo por la noche, ¿quién te mira?
Pero es tarde y mi mente se está escapando sola.
Estoy obsesionada con los espejos, porque sé que la vida se está desvaneciendo, y llegará el día en que dejaran de reflejarme.

Únase al boletín y siga el viaje.