Saint Rémy de Provence: Juana de Arco.

Por Danié Gómez-Ortigoza

20 de julio de 2020

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Saint Remy de Provence es una de las ciudades más antiguas de Francia. Prueba de ello son las construcciones de estilo medieval con muros irregulares. Llego a la Eglise Cathollique Collegial Saint Martin, una antigua iglesia donde lo primero que destaca es la Virgen de Fátima, sobre un pedestal muy grande de piedras porosas. Las cúpulas del techo son de un hermoso tono azul gastado por el tiempo, lo que da una sensación de impermanencia. Son un recordatorio de que nuestra existencia es limitada.

De repente encontré una figura de Juana de Arco frente a los nombres y apellidos de los que murieron por Francia en este pueblo. Esto es algo que existe en todo el territorio francés como recordatorio de aquellos días dolorosos. La repetición de apellidos revela familias enteras que perdieron a sus hombres en la guerra. Me hace pensar en cómo cuando comenzó el reclutamiento militar reinaba la emoción en los pueblos: finalmente una manera de salir y sobresalir.

Incluso niños de hasta 16 años mintieron sobre su edad para no perder la oportunidad de luchar por su tierra natal: experimentar el mundo de los adultos. De armas. Se escaparon de casa para participar; muchos de ellos eran niños a los que apenas les había dejado la barba. La emoción no duró mucho. Terminó tan pronto como experimentaron las trincheras.

La Segunda Guerra Mundial fue diferente. Para entonces, se conocía la cruda realidad de la Primera Guerra Mundial. Las ciudades y pueblos se quedaron sin hombres y las mujeres sin familia. Y en esta iglesia en particular, hay un contraste especial entre esos nombres y la estatuilla de Juana de Arco, mártir de la historia que tuvo visiones que no se pueden explicar y, sin embargo, salvó a Francia cuando todo parecía perdido en la guerra contra los ingleses.

Juana de Arco es uno de esos personajes que nos hacen creer que hay un mundo metafísico del que sabemos muy poco, y eso nos hace pensar en la presencia de fuerzas celestes. Es interesante que tal poder o conocimiento no se mezcle bien con el mundo real. No lo entendemos. Y como todo lo que no entendemos, lo eliminamos.

Para explicar sus visiones, los historiadores han hablado de la epilepsia, las migrañas y la leche no pasteurizada. Todo esto para quitar cualquier vestigio de sus visiones, que se escucharon solo porque no había más esperanza.

Destruimos todo lo que no entendemos. La quemaron. Se dice que no una, sino tres, por la misma institución que la canonizó, y ahora la venera.

De ahí que sea un símbolo nacional que acompaña a los soldados franceses desde la Segunda Guerra Mundial, tras ser canonizado en 1920.

Se le ha dado mucha fe a la iglesia. Cuánto daño se ha hecho en nombre de Dios con su autoritarismo.

Pasé muchos años queriendo creer en la Iglesia. Hoy soy un ferviente creyente en Dios, pero mi Dios no es como el que me habló la iglesia. Increíble pensar que con tan solo decir algo como esto, no hace tanto tiempo habría pasado por la misma suerte que pasó Juana de Arco. Pero volvamos a la gira.

Salimos de la iglesia y caminamos por el pueblo disfrutando de las pequeñas tiendas entre ropa de diseño y arte. Me llaman la atención las viejas etiquetas: las que anuncian lo que ya no está, pero quedan como testigos de lo que fue. También vale la pena recorrer las ruinas romanas como recordatorio de que aún quedan muchas historias por explorar.